Para que las mujeres y los hombres vivan
de la Tierra de forma sostenible

Agroecología en Madagascar

Lôla Andriamampionona R., asistente técnica de seguimiento y evaluación del proyecto AVSF Amboasary Atsimo

¿ Cuáles son las dificultades a las que se enfrentan las comunidades del sur de Madagascar ?

El sur de Madagascar, es una zona seca en comparación con el resto del país, aunque en ciertos períodos del año tiene una pluviometría favorable, las temperaturas pueden superar los 40 °C. Esto provoca la evaporación del agua y amenaza la supervivencia de las plantas, especialmente, durante la floración, con el riesgo de reducir significativamente la producción agrícola. Formamos a los campesinos en técnicas agroecológicas, demostrando su eficacia en granjas-escuelas, para que puedan comparar los rendimientos con técnicas convencionales y, finalmente, adoptar nuevas prácticas.

¿ Cuáles son las técnicas propuestas ?

Por ejemplo, está la asociación de cultivos que contribuye a la prevención biológica de plagas y reduce el uso de insumos. O la agrosilvicultura con el cultivo del Cajanus (guisantes de Angola), que fija el nitrógeno del aire en el suelo, retiene la humedad con sus raíces, favoreciendo el desarrollo de otras plantas; por último, las hojas muertas de Cajanus forman un humus que fertiliza el suelo. Implementamos rotaciones de cultivos bastante eficaces, por ejemplo, alternando cereales con leguminosas. Finalmente, fomentamos el uso de abonos orgánicos para fertilizar los suelos, una práctica que a veces es tabú en Madagascar pero que cada vez se utiliza más en las comunidades.

¿ Con qué resultados ?

En 2017, trabajamos con más de 2.900 agricultores, de los cuales 2.356 adoptaron las técnicas agroecológicas propuestas por AVSF. Llevamos a cabo una encuesta que puso de relieve una reducción de la temporada de escasez y un aumento significativo de los rendimientos y los ingresos. Por ejemplo, con estas técnicas, los agricultores han pasado de 5 a 6 toneladas de mandioca por hectárea a 35 toneladas por hectárea en 2017.