Para que las mujeres y los hombres vivan
de la Tierra de forma sostenible

Defender el territorio indígena ixil en Guatemala

Financiado por Diakonia ; 2017-2019

Defender el territorio indígena ixil en Guatemala Image principale

La región ixil, conformada por los municipios de Santa María Nebaj (Naab’a’), San Gaspar Chajul (Tx’aul) y San Juan Cotzal (K’usal), situada al norte del departamento de El Quiché, es un territorio fundamentalmente indígena (90% de la población es ixil), densamente poblado (186,000 habitantes en 1,481 kilómetros cuadrados) y con mayoría de jóvenes (70% tienen menos de 30 años). A comienzos de los años 1980, la región fue escenario de la cruenta estrategia de “tierra arrasada” desplegada por el ejército guatemalteco. En dos años, la casi totalidad de las comunidades fueron destruidas por el ejército, 16 % de la población ixil masacrada (Comisión de Esclarecimiento Histórico, 1999) y los sobrevivientes obligados a abandonar la región o a refugiarse en las montañas. Las comunidades defendieron en las montañas su vida, su historia, su cultura, su derecho de cambiar la situación de despojo, esclavitud y explotación que vienen sufriendo durante los últimos siglos. El proceso de democratización que ha seguido a la firma de los Acuerdos de Paz (1996), aunque sin cambios estructurales profundos, ha permitido el re-surgimiento de actores comunitarios y de la sociedad civil.

Desde 2011, AVSF y FUNDAMAYA trabajan conjuntamente para levantar los procesos siguientes:

1- Apoyar al pueblo ixil y sus instituciones para que se vuelvan actores de pleno derecho frente al Estado y las empresas, para contribuir a la construcción de políticas locales y orientar programas nacionales de desarrollo rural.

2- Ayudar a las Autoridades Ancestrales ixiles a recuperar y reactivar sus normas de convivencia comunitaria y sus normas de manejo y gestión de sus bienes naturales, adecuadas a la evolución del contexto y al manejo de un territorio campesino e indígena.

3- Reflexionar sobre el lugar, el rol y la formación de las/os jóvenes ixiles y proponer acciones que les ayuden a desenvolverse en una sociedad caracterizada por elevados niveles de pobreza, exclusión y marginalización.

4- Consolidar una agricultura campesina e indígena que permita recuperar una cierta soberanía alimentaria y mejorar los ingresos económicos.

Objetivos del proyecto solicitado:

General: Se ha contribuido al desarrollo sostenible e inclusivo de la región ixil, así como a mayores niveles de gobernanza local basada en el respeto y ejercicio de derechos de los pueblos indígenas.

Específico: Autoridades indígenas, familias campesinas y jóvenes ixiles impulsan y participan en procesos de gestión y valorización de su territorio, basados en el rescate, ejercicio y reconocimiento de prácticas, derechos y procesos propios de gobernanza del pueblo ixil.

La fase actual del proceso busca fortalecer lo conseguido. Se quiere pasar del reconocimiento “formal” de los derechos de los Pueblos indígenas al ejercicio real de este reconocimiento. El Estado se vio forzado a ser pluricultural en papeles (y poco a poco en leyes) pero se resiste a abandonar su funcionamiento colonial, nada es gratis, a puro pulso se deberá poner el Estado al servicio del buen vivir de los Pueblos. El Estado deja opinar y actuar a los Pueblos, pero sin considerar sus planteamientos como vinculantes. Sigue marginalizando a sus Autoridades y sus prácticas (sistema comunitario de justicia y de manejo de sus bienes naturales), considerándoles solo como folklor, generando frustración y conflictividad. El Estado sigue ignorando las prácticas agrícolas y forestales de las comunidades indígenas que dan de comer a la gente, mantienen la biodiversidad y enfrentan al cambio climático. Al contrario, sigue incentivando modelos agroindustriales de siembras en monocultivos destinados a la exportación. El Estado sigue impulsando un modelo educativo homogeneizador y occidental, negando realidades culturales.

El Pueblo ixil sigue todavía en una situación de resistencia y afirmación de sus derechos culturales, sociales, económicos y ambientales. Deben resurgir más comunidades indígenas, nacer más familias campesinas diversificadas, formarse más jóvenes con identidad para que el territorio ixil se vuelva una realidad incontestable. La Universidad ixil pretende formar estos jóvenes que podrán pasar de la resistencia y la protesta a unas propuestas y acciones propias, en la continuidad histórica del Pueblo ixil.

A continuación se listan los grandes impactos buscados:

- Autoridades comunitarias ixiles revitalizan su organización ancestral (como sujeto de derecho colectivo), administran la justicia (armonía y cohesión comunitaria), se reapropian sus tierras ejidales (propiedad privada del Pueblo) y deciden sobre el acceso y uso a sus bienes naturales (modelos propios de desarrollo).

- El Estado pluricultural (y sus instituciones) acepta la existencia de territorios indígenas en los cuales apoya y valida el trabajo de las Autoridades indígenas aplicando sus sistemas de justicia y de administración de sus bienes naturales.

- Jóvenes ixiles impulsando el buen vivir en su entorno familiar y comunitario a partir de propuestas y actividades construidas desde su territorio y su identidad.

- La Universidad ixil rescata, renueve, produce y moviliza la filosofía, el pensamiento y las prácticas ixiles para el beneficio de la región ixil y la humanidad.

- Familias ixiles implementan modelos de producción campesinos e indígenas que permiten la soberanía alimentaria del territorio ixil.

- El Estado reconoce, respeta y promueve las formas propias de manejo de sus bienes naturales (tierra, agua, bosque) e incentiva con fondos públicos la implementación de sus modelos de agricultura y gestión de sus territorios.