Pour que les femmes et les hommes
vivent de la terre durablement

DON PANCHO KUANTASH...O EL ORGULLO DE UN AWAJUN QUE SE HACE CULTIVADOR...



par

DON PANCHO KUANTASH...O EL ORGULLO DE UN AWAJUN QUE SE HACE CULTIVADOR...

  • Perou_Awajun_Dec2012_FredericApollin7.jpg
  • Perou_Awajun_Dec2012_FredericApollin8.jpg
  • Perou_Awajun_Dec2012_FredericApollin10.JPG
  • Perou_Awajun_Dec2012_FredericApollin12.JPG
29 de noviembre 2012 – 9h

Comunidad de Santa Fe, Distrito de Cenepa

Enviado por Cevelio, Don Pancho Kuantash, Apu de Santa Fe, está muy contento de acompañarnos hoy a través del bosque y mostrarnos sus plantaciones de cacao. Hemos vuelto a coger la piragua, atravesado el rio y llegado al otro lado. Ha llovido toda la noche, una lluvia amzónica que transforma los suelos y caminos del bosque en senderos de barro, deslizantes como pistas de hielo. Los que nos acompañan están bien preparados con sus botas. Nosotros no tenemos esta sueta...Los jóvenes indios nos acompañan y nos guían por el medio del bosque virgen. Son nuestros ángeles de la guarda, vigilan por donde pisamos, nos indican donde poner las manos, retiran incluso la mía en el momento en el que por guardar el equilibrio me arriesgo a agarrarme a una rama llena de horribles espinas. Son nuestros ojos para descifrar los peligros, pequeños o grandes de este bosque, entre hormigas gigante, serpientes nos dicen nada inofensivas, árboles o plantas venenosas.

En el medio de un boquete del bosque, la plantación de cacao de Don Kantuash es magnífica: tiene "más de 1800 kg por hectarea", un rendimiento fabuloso y poco común, debido a la excepcional fertilidad de este suelo de la Amazonia nunca antes cultivado y regularmente cubierto de sedimentos de las crecidas del río. Adgardo está impresionado. Buen conocedor y excelente técnico, sabe apreciar el buen cacao. Y aprovecha de manera pedagógica, para dar ciertos consejos técnicos.

"Cuado taleis, podeis utilizar la ceniza mezclada con la sabia bananera; es como un pegamento, una pasta que podeis poner en el corte del árbol para avitar la infestación de la planta de cacao", les dice a los jóvenes cultivadores Awajun, que están muy atentos a sus consejos.

Ya esta mañana, en Mama Yeque, cuando los representantes de las comunidades se levantaban después de una noche, como están acostumbrados, dormidos sobre planchas y hojas de bananeros, Edgardo había cogido su ordenador para mostrarles fotos de los cultivos, secado y tratamiento del cacao. Un resumen de la experiencia que este experto técnico y pragmático ha desarrollado con éxito en las cooperativas de pequenos productores del Norte y Centro de Perú. Todos estaban atentos, intrigados y apasionados, con muchas ganas de aprender más acerca de los cultivos de cacao, el nuevo Dorado...  

Oscar que también nos acompaña continua siedo directo. Es él el que ha prometido desde hace años el desarrollo de este cultivo de cacao y les ha enseñado con éxito las prácticas para estas plantaciones, talado y recolección. Modestia prueba de honor.

Aquí la naturaleza puede ser peligrosa, pero sobre todo es generosa. Don Kantuash y sus hijos nos cuentas todos los productos que salen de este bosque: a parte del cacao, las bananas, el ñame, la naranjilla, las judias, las calabazas, las patatas dulces, la caña, un poco de maiz y una especie de pequeñas patatas. A lo que hay que añadir los productos de la pesca y de la caza, una gran variedad de productos alimentarios muy diversificados. Nos quiere hacer probar las diferentes bayas de cacao que podemos apreciar. Pero un buen lider de comunidad, Don Kantuash sabe perfectamente el mensaje que quiere transmitir compartiendo ésto con nosotros. Solo espera el momento propicio. Sabiendo que estoy grabando con mi cámara sus explicaciones acerca de su parcela de cacao, su tono se vuelve solemne...

"Amigos cooperantes que habéis venido desde Francia, habéis hecho un gran esfuerzo; ningún cooperante había llegado hasta nuestra chacra. Lo sabeis...muchos han dicho que nosotros somos holgazanes. El anterior Presidente nos ha tratado incluso de "perro hortelano"...Pero nosotros sabemos cultivar. De lo que necesitamos, es de más asistencia técnica, consejos y accesos a los mercados. Gracias a vosotros, haremos callar a esos comerciantes que nos explotan cuando vienen a buscar nuestro cacao en su piraguas y también a todos los que dicen que los Awajun no saben trabajar. Os quiero dar las gracias de nuevo por el regalo que nos hacéis..."