Pour que les femmes et les hommes
vivent de la terre durablement

LA "SUCCESS STORY" DE LA SEÑORA SOA PHIN Y SU FUTURA NUEVA CASA



par

LA "SUCCESS STORY" DE LA SEÑORA SOA PHIN Y SU FUTURA NUEVA CASA

  • P1030871.JPG
  • P1030874.JPG
Sábado 5 de febrero 2012 – 16h
Village Santuk Khnong, commune de Kakoh, district de Santuk, province de Kompong Thom

Su alojamiento por el momento no es más que una habitación de paja, madera y vegetales instalados sobre varios pilotes que se tambalean. Cuando le pido posar para una foto delante de su humilde casa, la señora Sao Phin llama rapidamente a su hijo a penas vestido que se prepara muy contento para la foto. Lo que también sabe es lo que quiere mostrarme: una cez tomada la foto, me conduce detrás de la casa y con una gran sonrisa, me indica los pilares cementados puestos uno al lado del otro.

Para mi gusto son menos poéticos y típicos que una casa tradicional campesina camboyana. Pero representa todo el éxito que ella está orgullosa de mostrarnos. Estos pilares soportaran pronto su nueva casa que constuirá, nos dice, el próximo abril. Pacientemente, los ha comprado uno por uno, como las vigas de madera, almacenadas al lado, que pronto sujetarán su nueva casa.

Pido ayuda para entender lo que mi interlocutriz está intentando explicarme. Mister Sophany, nuestro colega responsable del "proyecto", explica con calma como ella ha podido, con el "proyecto" llegar hasta aquí.

"Ellos me han dado cuatro gallinas y un gallo. En el año nuevo chino, pude cender veinticinco gallinas por más de 110 USD". Sus palabras son claras, sus recuerdos precisos, sus cálculos infalibles. Podemos confiar en estos campesinos para saber contar y la señora Madame Sao Phin parece saber exactamente que es lo que quiere. Con sus dolares nos explica haber podido comprar un cerdo y así empezar a comprar el cemento, las piedras, la arena y las vigas. Una vez cebado, ha vendido el cerdo para comprar la madera.

"Ahora, creo que voy a comprar otro cerdo y vender las gallinas". No es necesario un experto económico extre: la señora Sao Phin nos presenta claramente un ciclo de realización económica que conoce perfectamente.

Delante de la cámara, enarbola una gran sonrisa y comparte con nosotros este pequeño placer: sabe que pronto podrá ofrecer a su hijo una casa más decente e incluso más. Estas gallinas la han llevado lejos...

Mister Sophany ahora no dice nada: retraido, pero como todos aquí, atento para poder reaccionar o responder a cualquier pregunta, se siente probablemente examinado, observado, analizado por los "grandes jefes". Le hemos felicitado por el trabajo realizado que nos han contado todos estos hombres y mujeres que hemos encontrado sin discontinuidad después de diez días. En el coche, en el camino de vuelta, me explica que fue un gran honor que Mister Sophoan le eligiese como responsable de este proyecto de seguridad alimentaria y que lo ha hecho lo mejor que ha podido. Incluso ha aprendido inglés, lengua indispensable en Camboya para "tener un lugar" en las reuniones institucionales o en la cooperación extranjera después del final del periodo de los Jemeres Rojos. Estas felicitaciones no son por tanto protocolarias sino sinceras.