Pour que les femmes et les hommes
vivent de la terre durablement

LA ASOCIACION DE AUXILIARES VETERINARIOS EXISTE Y RESISTE



par

LA ASOCIACION DE AUXILIARES VETERINARIOS EXISTE Y RESISTE

  • P1030788.JPG
  • P1030797.JPG
  • Cambodge13.JPG
Sábado 5 de febrero 2012 - 10h45
Rencontre avec l'association d’Agents Villageois de Santé Animale du district de Banteay Srey, village de Woat, commune de Tbèng, Province de Siem Reap

Nos esperan desde hace 10 horas. Llegamos con retraso. A pesar del rigor y el tiempo estructurado, Sophoan ha tenido algunas dificultades en cuanto al ritmo y sobre todo respecto a este pequeño grupo disipado de extranjeros que no paran de preguntar a las familias que han tenido el privilegio de ser elegidas para esta visita.

La tienda está impecable. Las sillas rojas de plástico están afuera y colocadas para los ilustres visitantes. Jean-Jacques disfruta, ha sacado su cuaderno, su boli y anota cada palabra pronunciada por los responsables de la asociación, para no perder ni una pizca. Una inquietud para sus dirigentes. No se trata efectivamente de simples turistas...

Después de veinte años, pionero en la materia AVSF ha formado en Camboya a más de 500 auxiliares veterinarios de sanidad animal: agentes de los pueblos elegidos por sus comunidades y formados al servicio veterinario de proximidad de las familias campesinas. Mi colega veterinario, Hervé precisamente nos recuerda, porque Sophoan es tan directo, incluso si no puede esconder la sonrisa más pronunciada que de costumbre, su alegría y orgullo por este proyecto: el trabajo de AVSF es un referente aquí en este país tanto para las autoridades del Estado como para los numerosos actores de cooperación que trabajan en experiencias de formación de "Village Animal Health Workers" y contribuyen al cambio en escala tan deseado, con un impacto innegable en las economías de las familias campesinas. Con nuestro apoyo, numerosos son los que se agrupan en la asociación, para facilitar sobre todo el aprovisionamiento de productos veterinarios y mutualizar los costes. Diez años después, en el distrito de Banteay Srey, la asociación resiste. Su Presidente está orgulloso del resultado de las cuentas, con un detalle minucioso de los productos y sus precios. Se han preparado para esta visita de Jean-Jacques que en primer rango delante de ellos, sentado en su silla de plástico roja, probablemente made in Vietnam, anota concienzudamente coma tras coma, cada cifra enunciada, no está aquí para tranquilizarlos. Ellos quieres demostrarnos que su actividad va por el buen camino.

Además del servicio veterinario a domicilio, y la compra y venta en grupo de productos veterinarios, la asociación se ha desarrollado en otras actividades que le permiten llegar efectivamente al equilibrio financiero: una ganadería porcina colectiva y venta de piensos, incluso haciendo frente como nos explican, a la competencia de un gran hermano vietnamita, muy cerca de allí, que cada vez es más dura...

Porque todavía débil, en plena reconstrucción de su estructura y sus competencias, ¿podrá el Estado ofrecer el apoyo necesario y a ejercer igualmente el "control" de las asociaciones locales? ¿Los servicios veterinarios nacionales podrán asumir el perfeccionamiento regular de estos auxiliares y la formació de los jóvenes, en lugar de la cooperación internacional? ¿Conseguirá la asociación de Banteay Srey hacer frente a la competencia de los comerciantes vietnemitas o realizar alianzas beneficiosas con ellos para mantener la actividad de aprovisionamiento de pienso, y sobre todo el consejo veterinario, tan indispensable para las familias campesinas? Estos son ahora algunos de los desafios a resolver en los próximos años.