Pour que les femmes et les hommes
vivent de la terre durablement

DE UN BANCO DE ARROZ A LA ORGANIZACION CAMPESINA



par

DE UN BANCO DE ARROZ A LA ORGANIZACION CAMPESINA

  • P1030473.JPG
  • P1030480.JPG
  • P1030483.JPG
Viernes 30 de enero 2012 - 10h45
Réunion avec la coopérative de Trapaing Kranhoung, district de Tramkak, province de Takeo

Estamos sentados alrededor de una gran mesa a la sombra. En su turno, cada uno de los campesinos aquí presentes, hombre o mujer, toman la palabra. Todos han preparado sus pequeños discursos, algunos los han escrito para no olvidarlos. Nos exponen sus historias y terminan con una presentación de las cuentas de resultados y los ingresos de sus actividades que su asociación ha desarrollado: ganadería porcina, banco de arroz, tienda de alimentos, servicio veterinario, etc. Perecen orgullosos de recibir a esta delegación. Normalmente, somos nosotros los que tomamos las fotos. Pero la revolución tecnológica ha pasado por aquí, como en otros países asiáticos. Hoy día, con sus propios teléfonos hacen sus fotos made in China, al mismo tiempo que las guirnaldas luminosas y las cámaras de fotos, que nos llegan de todos lados.

No sabemos muy bien si hablan de cifras de negocio o de beneficios, pero en todo caso, una cosa es segura: la asociación gana dinero. "Todo ha comenzado por un banco de arroz", nos explican, y que nos muestran del otro lado de la carretera. Detras de algunas planchas de madera de esta cabaña sobre pilotes al abrigo de la intemperie es almecenado el arroz de las familias del pueblo. Cuando las reservas familiares se gastan y que la cosecha se hace esperar, en periodos de problemas alimentarios, las familias pueden pedir arroz. Lo rembolsan con la cosecha y con una tasa de interés de 20% pagado en especie, para aumentar el stock del pueblo y contribuir a los ingresos de la asociación. Una idea simple, un coste mínimo, pero un instrumento perfecto para limitar los riesgos de penurias alimentarias y de dependencia de los comerciantes poco escrupulosos, que se aprovechan de esos periodos de gran debilidad de las familias campesinas para "hacer trigo" del arroz. Bajo la mirada de los campesinos, el banco de arroz ha sido el objeto de inspección rápido de la "delegación". No podíamos esperar menos de Claude, antiguo banquero intrigado por este banco alimentario de nuevo género, de Jean-Noël, nuestro director financiero, satisfecho sin decirlo de ver una inversión simple y concreta, para tranquilizar a los futuros auditores, y de Jean-Jacques, agrónomo militante y de todas formas ya convencido.

Gracia a AVSF, con este banco de arroz, se han generado stocks, organizado colectas, calculado el precio y el beneficio, establecido una cuenta de resultados. Para hacerlo, se han constituido como una cooperativa. Y con los beneficios poco a poco acumulado, han decidido lanzarse a otras actividades. El colectivo está organizado, hombre y mujeres han reflexionado, tomado decisiones, repartido responsabilidades. Gestionan hoy día varias actividades lucrativas, algunas todavía frágiles pero todas pertinentes.

Todas y todos toman la palabra, presentan sus resultados, y exponen en detalle sus actividades de la cooperativa y sus resultados económicos. Más que las actividades, estoy impresionado, como también mis colegas, por el éxito de la organización colectiva. Después de un periodo donde lo colectivo significaba para muchos, sacrificios y víctimas, dolor y miedo, donde nadie sabia si podía confiar en su vecino o si sería denunciado al Angkar[1], los campesinos se organizan, encuentran sentido a la colectividad y confianza en el grupo al servicio del pueblo. Las premisas de la organización campesina, una de las menos conocidas de la acción de AVSF en Camboya donde todas las pequeñas asociaciones permiten poco a poco encargarse de los servicios utilies para sus pueblos, se federan entre ellas y pordrían convertirse en verdaderas organizaciones campesinas de servicios y filiares estratégicas para el mundo rural y de las ciudades. Un desafío en Camboya, necesidad imperiosa de nuestro trabajo.



[1] Dirección del Partido Comunista de Kampuchéa, bajo el régimen de Pol Pot